La semana pasada el Ejecutivo publicó un decreto legislativo (DL) con el cual se prohibió que los centros de contacto (call centers) llamen, envíen mensajes de texto o mensajes electrónicos masivos para ofertar productos o servicios a los consumidores sin su autorización.

La Ley de Datos Personales y su reglamento, regula el consentimiento previo del ciudadano para el tratamiento de los datos personales, explicó Indecopi a este Diario. Y una de las manifestaciones o forma de tratamiento de datos personales es la utilización de números telefónicos, correos electrónicos y/o otras formas de contacto autorizadas por los consumidores (modalidades usadas por los centros de contacto o call centers) a efectos de remitir promociones comerciales y publicidad.

Nombre:  5b97d2f912250.jpeg
Visitas: 22
Tamaño: 58.6 KB

En ese sentido, la norma de protección al consumidor (Código de Consumo) entiende que, si no existe consentimiento previo del consumidor para tratar sus datos personales de contacto y remitirle promociones comerciales o publicidad, estaríamos frente a una infracción por el uso de métodos comerciales agresivos o engañosos.

Esto también se da cuando el consumidor quiere revocar el consentimiento otorgado y el proveedor no lo hace o exige un procedimiento engorroso para cumplir con lo solicitado.

Atendiendo a ello, el mecanismo para solicitar el consentimiento previo puede ser cualquiera: desde un mensaje de texto, una llamada telefónica, formularios contractuales (físicos o virtuales), un correo electrónico o cualquier otro tipo de comunicación por los medios de contacto dados por el consumidor (redes sociales del consumidor, por ejemplo) en donde se solicita que autorice la recepción de próximas promociones o publicidad.