El capital riesgo extranjero busca 'start up' con una visión global, cuyo modelo de negocio sea escalable en cualquier mercado y que cuenten con experiencia previa en rondas de inversión. Entre los inversores se hizo popular una tendencia que ellos mismos bautizaron como la regla de la bicicleta. En la práctica, la frase implica que a la hora de apostar por un negocio, los profesionales de la inversión no van a decantarse por una compañía a la que no puedan llegar dando pedales. Para las empresas, esto significa que para captar financiación tienen que tratar de seducir a fondos nacionales y business angels del país. Un modelo que no responde más que a la necesidad de hablar un lenguaje común y a operar bajo la misma jurisdicción. Sin embargo, parece que esta práctica ha quedado finalmente descartada. Las start up nacen con vocación internacional y cuando abren una ronda no se fijan en la nacionalidad de quién pone dinero en su proyecto. Los emprendedores analizan el perfil de los inversores y las condiciones que incluyen al entrar en su compañía. "Hay una percepción global de los mercados. Los fondos se fijan más en el potencial de la empresa que en el apellido de la nacionalidad que lleva detrás", explica Cristian Cañadas, abogado de Aktion Legal.

Nombre:  15375405440696.jpg
Visitas: 16
Tamaño: 63.9 KB

ASPECTOS A TENER EN CUENTA


Tipo de inversor. Por lo general, los fondos internacionales que apuestan por 'start up' extranjeras son 'corporates': instumentos creados por grandes empresas para diversificar riesgos o adquirir participaciones en compañías estratégicas. También aparecen los 'private equity': 'venture capital' que toma participaciones en una empresa para, en el futuro, obtener rentabilidad.

En qué se fijan. En general todos los fondos tienen un mecanismo de decisión muy similar: buscan un equipo excelente, un mercado grande, una prueba de concepto prometedora y mucha ambición. Pero si comparamos los fondos europeos con los americanos, estos últimos son más agresivos y financian el crecimiento por encima de la rentabilidad.

Condiciones. Los inversores suelen pedir formar parte del pacto de socios, algunos asientos en el consejo de administración y ciertos derechos de veto.