La volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad de la economía y las relaciones sociales hacen necesarias nuevas herramientas

El mindfulness, la meditación basada en la atención plena al momento presente, gana terreno en las empresas y en las escuelas de negocios.

El director del Programa en Coaching Ejecutivo y Personal de la UPF_Barcelona School of Management, Jordi López Mercadé considera que la atención al momento presente y la aceptación de la nueva realidad de la economía tras la pasada (o sostenida ) crisis: el llamado VUCA, son un enfoque útil y pragmático.

“VUCA responde a las siglas en ingles de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad que marcan en alto grado nuestra realidad económica y social después de la crisis de 2008”, señala.

“Se admite por parte de muchos –afirma– que el entorno actual está en una situación VUCA en el que los sistemas tradicionales van a ser necesarios, pero no van a dar todas las respuestas. Por ello, es importante cultivar la resiliencia entre otros recursos mediante técnicas como el mindfulness.


El mindfulness, un enfoque de concentración y meditación conocida como atención plena, es, en su experiencia personal, una herramienta poderosísima para que los directivos y profesionales de las empresas afronten con más efectividad y creatividad el mundo VUCA en el que están sumergidos por tratarse de un entrenamiento mental y emocional que se basa en focalizar la atención en el presente con una actitud de curiosidad, apertura y aceptación, señala.

“Se trata de un posicionamiento con el objetivo, entre otros, de reducir el estrés, de prestar atención de manera consciente al momento presente con interés, curiosidad y aceptación que en EEUU se usa desde hace unos 15 o 20 años y actualmente está de moda en escuelas de negocio y universidades en todo el mundo”, añade.

Nombre:  6.jpg
Visitas: 27
Tamaño: 110.5 KB


“Es -dice– una herramienta relevante, como lo es el coaching, para encontrar soluciones a los nuevos retos de la moderna organización o empresa, más allá del esquema clásico: problema - solución”.

En este sentido apunta que con mindfulness se puede reducir el estrés, lograr más flexibilidad, generar una mayor empatía con tus compañeros, clientes y proveedores, que es muy útil para quien quiere generar una relación proactiva y positiva en lugar de una relación solo reactiva.

“Cuando estamos desbordados actuamos por impulso, esta situación recurrente la puede corregir el mindfulness”, concluye.