Esta semana en GloboEconomía evaluamos la actualidad económica mundial con un jugador destacado en el escenario: J.P. Morgan. Nuestro invitado es el presidente ejecutivo de la compañía para América Latina y Canadá, Martin Marron, quien es bastante más optimista que la media de analistas en el mercado sobre cómo puede desenvolverse la economía global y, concretamente, la de Latinoamérica en 2019, a pesar de constatar que hay una desaceleración progresiva en muchos jugadores clave a nivel mundial.


Marron se muestra moderadamente optimista con América Latina: "Toca seguir muy de cerca cómo empieza a funcionar México con su nuevo gobierno", así como "la implementación de lo anunciado por el nuevo gobierno de Brasil". Sin embargo, J.P. Morgan mantiene su apuesta por la región y en ese sentido nos recuerda las inversiones que están realizando en Argentina y el punto –que para Marron es definitivo– de que "vamos a ver cada vez mas inversión china" en Latinoamérica.

Nombre:  03402709_xl.jpg
Visitas: 23
Tamaño: 68.3 KB

Ahora, la incertidumbre acerca de cómo terminarán las guerras comerciales –especialmente el enfrentamiento entre Estados Unidos y China– es una de esas nubes en el horizonte. Marron nos recuerda que su equipo de análisis considera bastante probable que terminen por gravarse el 100% de las exportaciones chinas a Estados Unidos y posiblemente con un arancel del 25%. Pero, incluso en ese escenario que bajaría en casi un punto el PIB de China, en J.P. Morgan creen que la economía del país asiático podría implementar las medidas monetarias y fiscales para enfrentar esa situación sin demasiados platos rotos.

El tema de lo que haga o deje de hacer la economía china es definitivo, porque la intensidad de la ralentización mundial depende en buena medida de cómo funcione. El mundo está absolutamente interconectado, y cada "pequeño resfriado", de las grandes economías del mundo, nos afecta a todos.

Se trata, como digo, de la visión de un jugador clave global que en tiempos de cambio y mudanza insiste en que quizás las cosas están mejor de lo que parece en el mercado. Bueno, ojalá esté en lo cierto.