Los viajes de larga distancia y los vuelos crecieron considerablemente en los últimos tiempos y con ellos aumenta el riesgo de contraer enfermedades. Cuáles son las recomendaciones según el destino que se visite.

Según estadísticas de la Organización Mundial del Turismo, en 2017 el turismo internacional creció por octavo año consecutivo. Los destinos más buscados recibieron 1.323 millones de personas, cerca de 84 millones más que el año anterior. Cada día, más de 3 millones de turistas cruzan fronteras internacionales y cada año cerca de 1.200 millones de personas viajan al extranjero exponiendo su salud a una gran variedad de riesgos en entornos desconocidos. Dichos riesgos se pueden minimizar, tomando las precauciones adecuadas antes, durante y después de un viaje.

Nombre:  shutterstock_323866931.jpg
Visitas: 50
Tamaño: 103.4 KB

"Los viajes de larga distancia y los vuelos crecieron considerablemente en los últimos tiempos y con ellos aumenta el riesgo de contraer enfermedades. Los viajes de larga distancia, por ejemplo, exponen a los pasajeros a diversos factores que pueden afectar su salud y bienestar: durante todo el tiempo de viaje se puede producir la transmisión de una infección entre pasajeros que están sentados cerca -como consecuencia de tos o estornudos- o bien por contacto directo de objetos que tocaron otros pasajeros. Además, las personas pueden adquirir una infección en el lugar de origen o de destino y transportar la enfermedad de un sitio a otro, pudiendo originar o favorecer la aparición de algún brote", explicó el médico infectólogo y especialista en medicina al viajero Pablo Elmassian, integrante del grupo de vacunas para adultos de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei).

Los viajes de larga distancia exponen a los pasajeros a diversos factores que pueden afectar su salud y bienestar

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que todos los viajeros tengan sus calendarios de vacunación actualizados. Las vacunas recomendadas para las personas que van a viajar se clasifican en tres categorías: habituales (las que forman parte del calendario nacional de vacunación), las obligatorias (requeridas según el Reglamento Sanitario Internacional, conocido como "RSI2005") y las recomendadas (establecidas de acuerdo a las enfermedades a las que se puede exponer durante el viaje). Las recomendaciones de vacunación de los viajeros son dinámicas porque están sujetas a los cambios epidemiológicos que pudieran aparecer, razón por la cual es necesario consultar a especialistas actualizados y hacer las consultas necesarias respecto de estos cambios.