Desconectamos la mente del momento presente y nos ponemos a pensar en el pasado, en el futuro, o en lo que nunca ha sucedido. Y lo hacemos con muchísima frecuencia…

Estás cocinando, pasando a limpio unos datos del trabajo, caminando por la calle… y de repente te das cuenta de que llevas un buen rato 'en automático' y sin prestar atención a tu actividad: "¿Qué estaba cocinando yo?" "¿He metido el número bien en la tabla?" "¡Me he pasado la tienda en la que quería entrar!"


Nombre:  estres-escribir-novela-fantrastica-distracciones-evitar-2.jpg
Visitas: 12
Tamaño: 124.1 KB
¿Te sientes identificado? Seguro que sí pues, según un estudio publicado en Science, nos pasamos cerca del 50% de nuestro tiempo 'en las nubes' o, lo que es lo mismo, pensando en algo que nada tiene que ver con nuestra actividad presente: quizás planeando algo para el futuro, recordando un hecho del pasado o pensando en cosas que nunca han sucedido. Los resultados del trabajo revelaron también la gran capacidad de nuestra mente para evadirse: llegamos a hacerlo hasta una vez por minuto.


Para llegar a estas conclusiones, los investigadores, de la Universidad de Harvard, desarrollaron una aplicación para iPhone que les permitió hacer un seguimiento de 2250 personas adultas con edades en torno a los 34 años. De manera aleatoria, la app les pedía cada cierto tiempo que valoraran cómo se sentían en ese momento en un rango de 0 a 100 (desde muy tristes a muy contentos). Después, les preguntaba qué actividad estaban realizando en ese momento y, por último, los participantes debían responder a la cuestión: "¿Estás pensando ahora mismo en algo diferente a la actividad que estás realizando?".


A más desconexión, más infelicidad


Los autores encontraron que, independientemente de la actividad realizada, las personas eran más infelices cuando se encontraban en un momento de desconexión mental, y que el estar centrado en la tarea que se está realizando es un buen predictor del estado de satisfacción. Unos resultados que confirman algo que para muchas religiones y filosofías orientales es un dogma: la capacidad de concentrarse en el 'aquí' y el 'ahora' es una garantía de felicidad, y nuestros viajes a las nubes tienen un coste emocional importante. Prácticas como el yoga, la meditación y el mindfulness son adecuadas para entrenar la mente y trabajar la atención en el momento presente.



Estar centrados en la tarea que estamos realizando aumenta nuestro grado de satisfacción