A partir del lunes, Estados Unidos planea reabrir a los viajeros extranjeros que estén completamente vacunados contra el coronavirus. Pero hay un problema: los adultos no inmigrantes deben haber recibido vacunas autorizadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) o por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Muchos viajeros luchan para ser vacunados nuevamente con biológicos aprobados por las autoridades estadounidenses o la OMS.

¿Te parece una decisión acertada?